martes, 17 de febrero de 2015

El amor y el arte de amar o el amor fuente de placer y de dolor.

El amor.
Cuantas barbaridades no se han hecho bajo el lema del amor, amor a un Dios, a una mujer, a un país, etc. Desde el mas insignificante de las disputas a guerras. El amor al prójimo nunca existió todo se hizo por el amor del ego personal y el amor al poder.
Solo un amor perdura en el ser humano; el amor al poder.
El amor al prójimo pronto se olvida, el amor a la persona, que vimos perfecta para nosotros se desvanece en la rutina diaria por no haber sabido mantener la llama que nos prometimos mantener viva durante toda nuestra existencia.
Y nos encontramos en la encrucijada de decidir sobre el camino a seguir, pero el miedo a la soledad nos impide analizar y reflexionar mejor sobre como volver a la felicidad perdida, en otros casos la falta de independencia nos prohíbe, siquiera, plantearnos una salida airosa a lo que ya es imposible reconducir, en cual caso nos acomodamos a una vida rutinaria y monótona que no aporta nada a nuestra existencia, pero que se prefiere a comenzar una nueva lucha de subsistencia a la soledad o a la falta de medios. Nunca habrá felicidad en estas personas.

El arte de amar...
Yo estoy convencido que si consideramos el amor como un arte, podremos disfrutar mejor de nuestra pareja y ella sentirá la sinceridad de nuestros sentimientos, gozaremos de una felicidad inconmensurable.
Pero... ¿es el amor un sentimiento eterno hacia una misma persona? o ¿es mas bien un sentimiento perecedero y con un tiempo de caducidad muy corto?
Por mi experiencia vivida y lo visto a mi alrededor el amor se vuelve acomodo, la única solución posible es vivir constantemente enamorado, y eso es imposible.
¿Que dura el amor hecho arte en un mundo como el nuestro? Seguramente lo que dura el dinero o el bienestar y cuando la vida en pareja se vuelve tedio.
Se que estoy siendo muy pesimista pero es la realidad que encontré, y estoy viendo a mi alrededor.

Cuantos fiascos nos hubiésemos evitado, si efectivamente lo primero que hubiésemos hecho es preguntarnos lo que nos propone Nietzsche. Hay tantas cosas secundarias en la pareja que anteponemos a lo que realmente importa: La comunicación diaria y compartida.
Yo uno de ellos 

Personalmente, creo firmemente que si existe la no comunicación. Lo que existe es un acomodamiento tal que nos da igual lo que tenemos mas cercano, y dentro de esta relación vivimos como autómatas, viviendo con nuestras necesidades mas básicas, en cuanto a lo que se comparte con el otro/a.
Subsistimos en una relación como esta por necesidad, por no poder independizarse del otro/a por causas económicas, por los hijos, etc...

Los humanos nos acomodamos muy pronto a la nada, mientras tengamos nuestras necesidades, económicas medio cubiertas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario